13 noviembre 2014

Forrado de un molde con masa

Este tutorial es un básico entre los básicos, nos servirá tanto para forrar con pasta brisa, hojaldre o masa quebrada. En el blog tenéis algunas recetas con las que practicar y seguro que os encantan!



FORRADO DE UN MOLDE
Podemos utilizar distintos tipos de molde con esta técnica: cerámicos, de cristal, metálicos, desmoldables, cuadrados... 


1. Untar un molde de pie con spray antiadherente o mantequilla. Cubrir el molde con la masa quebrada y ajustar a los laterales. Es importante intentar que no queden burbujas de aire y que ajustemos bien a los laterales consiguiendo que haga la forma ondulada de nuestro molde. Si nos queda alguna burbuja no pasa nada porque luego las podremos quitar.

2. Cortar las sobras de masa con el rodillo. Para ello, vamos apretando con el rodillo los bordes del molde hasta conseguir que se corte la masa. es muy importante hacerlo con cuidado para que nos queden unos bordes limpios y bonitos.


3. Los recortes de masa los podemos guardar para hacer posteriormente decoraciones en nuestro pie (como los que hicimos en la Tarta de Calabaza). Pero debemos tener en cuenta un par de cosas:


  • Masa Brisa o Masa quebrada: Formamos una bola, amasamos de nuevo y volvemos a estirar. Metemos en la nevera como mínimo 30 minutos antes de dar forma con un cortador de galletas (o lo que se nos ocurra)
  • Hojaldre; Nunca hacemos una bola con las sobras. Sino perderemos el hojaldrado. Las ponemos una encima de otra y estiramos con el rodillo. Ya veremos igualmente como se hace en un post únicamente dedicado al hojaldre.
4. Pinchamos toda la superficie con un tenedor, esto se hace para que no se hinche la masa al hornearlo. Aprovechamos este momento para ir pintando y sacando las burbujas de aire atrapadas abajo. Este paso nos lo saltamos si se trata de HOJALDRE.



5. Ponemos un papel de horno sobre la masa, para conseguir una base donde podamos colocar un peso para que no se hinche la masa durante el horneado (sí, a pesar de haber pinchado la masa jeje).

6. De peso podemos utilizar una cadena de bolitas que venden para este fin o legumbres secas. Yo tengo en un tarro 500gr de garbanzos secos que siempre utilizo para hornear. Metemos el molde en la nevera durante al menos 30 minutos y pasado este rato horneamos con garbanzos secos durante 10-12 minutos a 200º. Luego retiramos de horno, sacamos las legumbres secas, rellenamos y volvemos a hornear.

Es importante que estas masas las horneemos estando muy frías. Así la mantequilla no se deshará y separará de la masa y además conseguiremos que no se deforme o contraiga (especialmente en el caso de la masa quebrada).

Espero que os sea útil y que os sirva para hacer muchas recetas deliciosas!