04 mayo 2015

Brownie clásico



Tengo una libreta donde apunto todas las recetas que pienso para el blog. La llevo siempre encima, en el bolso, es pequeñita y muy bonita, con grabados marrones y doradas por las tapas. A veces voy en el metro, me viene algo a la cabeza y lo apunto. Tengo decenas de recetas apuntadas, a veces solo hago un dibujo de una presentación que me viene a la cabeza, más que dibujo garabato pra ser sincera, a veces solo son unas pocas palabras: skillet; manzana; rosa. O simplemente una palabra, como pasó esta vez: BROWNIE.

Una receta tan sencilla, tan básica, tan deliciosa que no entiendo como no la había publicado antes. Pero rectificar es de sabios y aquí os traigo una receta de diez, de las de guardar arriba de todo, de las que las haces tantas veces que tienes el papel donde está puntada todo lleno de manchas de mantequilla y chocolate, pero te da igual, porque ya te la sabes hasta de memoria. Siempre que la haces quedas bien y a la gente le encanta.
Pero antes de todo quiero dejar una cosa muy clara: Si sigues leyendo a partir de aquí es bajo tú responsabilidad ya que se trata de una receta altamente adictiva, en la que serás incapaz de compartir el brownie con nadie, es posible que pierdas a tus amigos, que tu pareja te mire mal y que no te quede bien el bikini este verano. Avisada quedas. Ahora.... disfruta.


BROWNIE CLÁSICO
Receta por Laia Bayot
Molde: rectangular de 20x25cm
INGREDIENTES
  • 80gr de harina
  • 100gr de mantequilla
  • 200gr de azúcar
  • 3 huevos 'M'
  • 1 cucharada de vainilla en pasta
  • 250gr de chocolate de cobertura 70% cacao
  • 100gr de nueces peladas y troceadas

Precalentar el horno a 160º. Tamizar la harina y reservar.
En el bol batir los huevos junto al azúcar hasta que blanqueen, agregar la vainilla en pasta y mezclar a máxima velocidad durante dos minutos más.
En un cazo derretir la mantequilla junto el chocolate previamente troceado a fuego bajo. Cuando este totalmente derretido el chocolate, agregar poco a poco a la mezcla de los huevos, el azúcar y la vainilla, mientras batimos a velocidad baja-media. Cuando hayamos incorporado todo el chocolate subir la velocidad y mezclar hasta que nos quede una masa densa y uniforme, totalmente chocolateada.



Es la hora de añadir la harina. Este paso me gusta hacerlo a mano, para no perder el aire del bizcocho y que quede suave, al no llevar levadura, el aire es lo único que le dará esponjosidad a nuestro brownie. A cada cucharada de harina mezclamos hasta que esté complemente integrada, con movimientos envolventes. Por último incorporamos las nueces troceadas y mezclamos con mimo.
A mi me gusta poner algunas mitades enteras por encima pero esto ya es opcional.

Forrar el molde con papel de horno, engrasar espolvorear harina para facilitar el desmoldado.
Hornear durante 40 minutos o hasta que pinchemos un palillo y salga limpio. Dejar enfriar y desmoldar con cuidado. Antes de servir cortar en cuadrados las porciones. Podemos conservarlo varios días envuelto en film de cocina y fuera de la nevera.

Mi recomendación es tomarlo al dia siguiente, ya que el sabor estará más asentado, con una gran bola de helado de vainilla o con un buen café o simplemente solo, a mordiscos ;)